MALÍ
Reparto de transgénicos en Malí

En Agosto de 2010 estuvimos en Malí realizando las actividades de cada año: visitar los proyectos nuevos, reunirnos con todas las contrapartes, realizar encuestas, etc. Desde Febrero la situación del país está cambiando, la zona se encuentra en el punto de mira internacional por los secuestros de diversos cooperantes.

Las tropas estadounidenses, anteriormente no estaban presentes, pero ahora cada vez hay más soldados. Junto con los militares también se está enviando ayudas alimentarias mediante sacos de trigo y guisantes, y cada 4 km, han situado carteles con el logotipos de USAID y de las diferentes asociaciones que apoyan esta acción (Caritas Malí, Save the Children, Catholic Relief Services, Helen Kellen International).

La situación se torna complicada cuando analizamos las implicaciones de estas acciones en la sociedad de Malí. Reparten sacos a solo 25 personas de cada poblado, y normalmente estos sacos acaban en manos del jefe provocando enemistades con sus vecinos. Esos sacos contienen semillas de trigo y guisantes, pero son semillas partidas que no pueden utilizarse para la agricultura, normalmente son usadas como piensos para ganado, es decir, los restos de la agricultura americana son enviados al tercer mundo.

El reparto del alimento también afecta a la economía del país, pues este dispone de un sistema de mercados donde los agricultores venden sus productos agrícolas. El reparto de trigo y guisantes puede llevar a la ruina a los pequeños agricultores que ven mermadas sus ventas.

CCONG cogió algunas muestras del alimento repartido y en España las llevó a analizar por un laboratorio independiente (Silliker Ibérica S.A. Soc. Unipersonal, clic aquí para ver el informe) para comprobar si contenían elementos que pudieran afectar a la salud de la población. Hace unos días recibimos el informe del laboratorio confirmando que el trigo era transgénico. Los guisantes no se pudieron analizar, pues no teníamos cantidad suficiente para las pruebas de laboratorio, pero suponemos que seguramente también será transgénico.

En una situación de pobreza las personas también tienen el derecho de elegir que alimentos quieren comer, no podemos darles únicamente dos opciones para paliar sus situación: comer transgénicos o pasar hambre. Las instituciones internacionales no deberían aprovecharse de la situación de estos países para promocionar los cultivos transgénicos, realizando prácticas poco éticas como el reparto no equilibrado de la comida.

Amigos de la Tierra Internacional ha publicado recientemente un informe sobre el impacto de los transgénicos titulado: ¿quién se beneficia con los cultivos transgénicos? 2010

© 2010 CC ONG Ayuda al Desarrollo | Aviso legal y política de privacidad